Todo lo que rodea al concepto lean está de moda. Y lo cierto es que ha llegado para quedarse. Como todos sabemos, lean manufacturing nació tras la segunda guerra mundial en Toyota, pero no fue hasta finales del siglo pasado cuando alcanzó todo su esplendor, coincidiendo con su masiva implantación en compañías europeas y norteamericanas. Hasta aquí todos de acuerdo, pero ¿alguien se ha planteado cuáles pueden ser los beneficios del lean thinking en el marco de la administración y finanzas de una compañía?

Hace unas semanas publicamos un artículo sobre el concepto lean aplicado al desarrollo y lanzamiento de proyectos empresariales en fase embrionaria (conocido como lean startup) y hoy queremos adentrarnos en un área que, por sus características, puede ejercer una enorme influencia en el resto de la organización: las finanzas corporativas. En este sentido, ¿qué se entiende por lean accounting?

gestión lean - Energy for Business

gestión lean – Energy for Business

Explicado llanamente, lean accounting es el proceso por el cual se busca rediseñar el sistema de información de la empresa con el objetivo de enfatizar en la mejora continua, abandonando así sus funciones de monitorización y control de costes clásicas para apoyar, en su lugar, la estrategia corporativa lean. Así, se trata de que administración y finanzas vire de su función de “policía” a otra de “coach”.

¿Y cómo? Simplificando, simplificando y simplificando. Alguna de nuestras propuestas son éstas:

  1. Focaliza en la creación de valor para el cliente, pensando en procesos transversales, en lugar de en departamentos estancos. Atrévete a minimizar al máximo costosos y largos procesos de elaboración de presupuestos financieros y sustitúyelos por ágiles proyecciones anuales.
  2. Desarrolla cuadros de mando eficaces para la toma de decisiones. Invierte en calidad, no en cantidad.
  3. Rediseña procesos claros y comprensibles: elimina pasos intermedios innecesarios.
  4. Externaliza actividades obligatorias (pero también superfluas) y céntrate, en su lugar, en procesos que añaden valor al cliente.
  5. Invierte en el desarrollo profesional de las personas de la organización: son tu mayor activo.

Multinacionales de sectores tan diversos como IBM, Kodak o Glaxo Smith Kline ya han adoptado el lean accounting. ¿A qué esperas? Si quieres saber más, asiste al próximo Lean Accounting Summit en Estados Unidos o contacta con nosotros, que estaremos encantados de ayudarte.